Autoescuela en Sant Gervasi Barcelona

¿Cómo aprobar el carnet a la primera?

¿Cómo aprobar el carnet a la primera?

on -

Ser propietario de un carnet de conducir va mucho más allá del papeleo y la tarjeta de plástico con nuestra foto. Es libertad, independencia, madurez y, sobre todo, oportunidades. También es el primer reto crucial que superan los jóvenes con la mayoría de edad, en el que se juegan su tiempo pero también dinero. Si eres de los que no tomaron ese camino entonces, nunca es tarde para convertirse en conductor y disfrutar de sus ventajas. Seas el alumno que seas, es lógico que el miedo, los nervios y la incertidumbre se ciernan sobre ti durante este proceso. El examen teórico es cosa nuestra, y solo nuestra. Sin embargo, el examen práctico implica conocimientos, habilidades, entorno y al examinador. La suerte juega un papel importante en esta fase pero, si has subido en el momento adecuado, todo saldrá natural y salvarás los obstáculos como harías durante un día de práctica. La paciencia es esencial y según Fomaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial, es el fallo más común. En Marruecos se utiliza mucho la frase “prisa mata amigo” para tomarse el tiempo necesario y este será nuestro primer consejo para aprobar el carnet de conducir a la primera.

Según Fomaster solo un 27% de los alumnos aprueban la parte de circulación abierta a la primera. Este ratio es extremadamente bajo, más aún si lo comparamos con el de la teoría (44,7%), que tampoco es lo alto que debería ser. Está claro que llevamos mejor la parte del estudio pero desde la asociación nos advierten de que no se está interiorizando el temario, tan solo se está memorizando. Los alumnos utilizan la misma estrategia que usarían en un examen de geografía de primero de la ESO, uniendo enunciados a las respuestas sin entender el porqué de estas. Este primer error se arrastra hasta la circulación, donde las normas de tráfico son solo uno de los aspectos a tener en cuenta.

Tal como comentan desde la asociación, la cantidad de suspensos es tan alto que realizamos más de un millón y medio de exámenes, cuando deberían ser un millón. Los repetidores vuelven a subir, los tiempos de espera se alargan y los nervios se acrecientan.

Ser propietario de un carnet de conducir va mucho más allá del papeleo y la tarjeta de plástico con nuestra foto. Es libertad, independencia, madurez y, sobre todo, oportunidades. También es el primer reto crucial que superan los jóvenes con la mayoría de edad, en el que se juegan su tiempo pero también dinero. Si eres de los que no tomaron ese camino entonces, nunca es tarde para convertirse en conductor y disfrutar de sus ventajas. Seas el alumno que seas, es lógico que el miedo, los nervios y la incertidumbre se ciernan sobre ti durante este proceso. El examen teórico es cosa nuestra, y solo nuestra. Sin embargo, el examen práctico implica conocimientos, habilidades, entorno y al examinador. La suerte juega un papel importante en esta fase pero, si has subido en el momento adecuado, todo saldrá natural y salvarás los obstáculos como harías durante un día de práctica. La paciencia es esencial y según Fomaster, Asociación Profesional de Empresas Formadoras en Logística, Transporte y Seguridad Vial, es el fallo más común. En Marruecos se utiliza mucho la frase “prisa mata amigo” para tomarse el tiempo necesario y este será nuestro primer consejo para aprobar el carnet de conducir a la primera.

Según Fomaster solo un 27% de los alumnos aprueban la parte de circulación abierta a la primera. Este ratio es extremadamente bajo, más aún si lo comparamos con el de la teoría (44,7%), que tampoco es lo alto que debería ser. Está claro que llevamos mejor la parte del estudio pero desde la asociación nos advierten de que no se está interiorizando el temario, tan solo se está memorizando. Los alumnos utilizan la misma estrategia que usarían en un examen de geografía de primero de la ESO, uniendo enunciados a las respuestas sin entender el porqué de estas. Este primer error se arrastra hasta la circulación, donde las normas de tráfico son solo uno de los aspectos a tener en cuenta.

Tal como comentan desde la asociación, la cantidad de suspensos es tan alto que realizamos más de un millón y medio de exámenes, cuando deberían ser un millón. Los repetidores vuelven a subir, los tiempos de espera se alargan y los nervios se acrecientan.

Otros aspectos a tener en cuenta

La complicación en los exámenes de conducir puede ser un motivo, ya que reduce el número de conductores poco formados en nuestras carreteras. También es importante la calidad de nuestras infraestructuras, la tecnología presente en los vehículos y la implantación de sanciones al alcohol, la velocidad o las distracciones. Todos son avances importantes en materia de Seguridad Vial, así que las deberemos interiorizar durante nuestra formación.

A por el teórico

Tal como comentaba anteriormente, el examen teórico es aprobado a la primera por un 44,7% de los alumnos apuntados. Es menos de la mitad sí, pero bastante mejor al dato de los aprobados en el práctico (27%). Desde Fomaster apuntan que se debe a la práctica de la gran mayoría de alumnos, que todavía están en época escolar y poseen herramientas de memorización.

Interioriza el temario

Sin embargo, aprender el temario y entender sus motivaciones va más allá de aprobar el examen. Estamos hablando de salir a la carretera, donde compartiremos espacio con otros usuarios que deben entender las reglas como nosotros. Por eso es vital elegir una autoescuela dinámica, con clases presenciales y profesores que no busquen solo el aprobado.

Ve a clase

Todos hemos recurrido a las plataformas tipo test que existen actualmente, ya sea vía ordenador o smartphone. Sin embargo, es recomendable asistir a clase y cursar un temario cerrado, con prácticas y programado. De esta forma te beneficias de los conocimientos del profesor y puedes consultar las dudas que tengas.

Tiempo al tiempo

Ir frecuentemente a la autoescuela le permitirá al profesor conocer tu nivel y recomendarte cuando estés preparado. Los cuestionarios online te ayudarán a marcarte un objetivo. Lo mejor es subir al teórico cuando todos los tipo test (de prueba) te salgan aprobados, incluso con un fallo.

Hay tiempo

Los nervios pueden jugarte una mala pasada durante el examen teórico. No te preocupes por el tiempo, tendrás de sobras y difícilmente se agotará antes de que acabes. Tienes margen para pensar bien las respuestas e incluso puedes consultar a los examinadores, para eso están en la sala.

Al volante

Una vez aprobado el examen teórico toca salir a la jungla de asfalto. Si tienes los conocimientos de la normativa podrás pasar directamente a la aplicación de estos en la conducción. Lo primero, y más importante, es entender que no estarás aprendiendo a conducir bien, sino a circular correctamente. El primer punto llegará con kilómetros y kilómetros de experiencia y algún que otro susto por el camino, antes toca convivir con los demás.

Todas las herramientas

El profesor de autoescuela te dará las herramientas necesarias para que explotes tus habilidades y capacidades al volante en un entorno compartido. Solo con la práctica podrás entender tus puntos flacos y aquello donde debes prestar más atención, sin obsesionarse. El objetivo es que tu última práctica sea como una escapada con los amigos, con cero nervios y presión por posibles fallos.

El día del examen

Nada de pastillas relajantes y calmantes que no sabes cómo van a actuar en tu cerebro. Necesitas estar atento y, sobre todo, seguro de ti mismo. El examen debería ser para ti como una práctica más, sin exageraciones de maniobras ni dudas repentinas. Si has subido en el momento adecuado tendrás las capacidades de aprobar, así que no proyectes tus habilidades en el examinador.

Si suspendes, calma

Como comenté al principio, este proceso tiene su parte de fortuna. Si no ha sido tu día, los nervios han podido contigo y un peatón se ha cruzado en el momento más inesperado, calma. No pretendas subir inmediatamente y sin ninguna otra práctica a tus espaldas, lo mejor es limpiar las malas vibraciones del examen y volver a intentarlo cuando todo esté olvidado.

Fuente: Muy Interesante

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies